El fracaso del estatismo

El estado no es la solución a nuestros problemas, el estado, es el problema.

Analizamos por qué las soluciones que brinda el estado son ineficientes e inmorales.

1) Las altas tasas de intervención fiscal que sufren los ciudadanos día a día para mantener al estado desalientan el ahorro y la inversión, cuando estas son precisamente la clave para generar riqueza y aumentar nuestra calidad de vida.

2) La ineficiencia es un problema inherente al estado

a. No existen incentivos para que los funcionarios usen
correctamente los fondos públicos.

b. Los servicios, funciones y empresas de carácter público, al
ser financiados por motivos políticos y no en base a costos y
beneficios, corroen los indicadores de mercado y el cálculo
económico. Esto quiere decir que la gestión pública tiene la
imposibilidad teórica de usar sus recursos correctamente.

3) La gestión pública es inherentemente inmoral por que se financia coactivamente mediante la expropiación del fruto del trabajo de los ciudadanos. Las políticas estatales atentan contra los derechos naturales. Las decenas de impuestos y miles de regulaciones que tan libremente deciden nuestros funcionarios violan directamente nuestro derecho a la propiedad y a la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *